Frente al sol…¡¡Protección!!

¡Reconozcámoslo! A tod@s nos gusta lucir bronceado en verano. Pero ¿a qué coste? Por regla general, sólo protegemos  la piel en los meses estivales. Lo que muchos desconocen es que el sol no entiende de nubes y aunque parezca que está escondido y no te puedes quemar, hay que andarse con cuidado.

Entonces…¿Cuál es la mejor protección? Sin duda, la constancia. Lo primero que hay que tener en cuenta es el factor o índice de protección solar SPF (Sun Protection Factor). Y… ¿eso qué es? Se preguntan muchos. Es el numerito que nos encontramos en los envases de las cremas solares y que indica el tiempo que podemos estar al sol sin quemarnos.

Por ejemplo, si vuestra piel es capaz de permanecer al sol durante 10 minutos antes de enrojecerse, con un factor de protección 20 estaréis protegidos durante 200 minutos (3 horas y media). A mayor índice mayor tiempo de exposición.

Aún así, no olvidéis que los fotoprotectores son cremas que poco a poco se van con el roce o la piel las absorbe por lo que es mejor reponerla cada 2 horas y después de cada baño para una mayor protección. ¡Y recuerda! Échate crema en abundancia y siempre bien repartida para que luego te quede un bronceado homogéneo.

Y si estoy embarazada… ¿Puedo tomar el sol? ¡Claro que sí!

Los rayos UVA estimulan la creación de vitamina D en nuestro cuerpo, y ésta es vital en el embarazo porque favorece la correcta absorción del calcio y permite que el feto desarrolle unos huesos fuertes

Eso sí, en tu caso la mejor premisa es “tomar el sol con cabeza”, sobre todo si pensamos en los niños y el sol . Así que no por estar muchas horas en la toalla tomando el sol vas a metabolizar mejor la vitamina D. Un simple paseo es más que perfecto para que tu cuerpo la absorba.

Además, tampoco hay que olvidar el efecto de las hormonas durante la gestación. Éstas hacen que tu piel sea mucho más sensible y en algunos casos, proliferen las manchas como, por ejemplo, la línea alba o los melasmas. Esas antiestéticas manchas por las que muchas nos habéis preguntado en el centro :S.  Mucho sol sin una protección adecuada hará que sean permanentes en lugar de desaparecer a los pocos meses de dar a luz, como es habitual.

¡No olvides! Hay que evitar siempre las horas en las que los rayos del sol caen más perpendiculares y directos, es decir, entre las 12 del mediodía y las 5 de la tarde. Y esto no es sólo por las quemaduras en la piel. Muchas veces se está tan a gusto que olvidamos hidratarnos y puede dolernos luego la cabeza. Así que…. cuando el sol aprieta, lleva siempre contigo una botellita de agua. ¡Seguro que la usas más de una vez! Dicho esto…¡a disfrutar del solecito!

Resumen
Nombre del artículo
Frente al sol...¡¡Protección!!
Autor
Descripción
¡Reconozcámoslo! A tod@s nos gusta lucir bronceado en verano. Pero ¿a qué coste? Por regla general, sólo protegemos la piel en los meses estivales. Lo que muchos desconocen es que el sol no entiende de nubes y aunque parezca que está escondido y no te puedes quemar, hay que andarse con cuidado.